San Sebastián del Oeste-Puerto Vallarta: del bosque a la playa en 68 kilómetros

La dupla turística tal vez sólo tiene paralelo por una característica única: pasa del clima de altura y ropa abrigadora a usar traje de baño y broceador.

0
103

Puerto Vallarta, Jalisco.- La dupla turística que forman el Pueblo Mágico San Sebastián del Oeste y Puerto Vallarta tal vez sólo tiene paralelo con la que hay entre el Volcán de Colima con las playas del mismo estado, por una característica única: pasa uno de los climas de altura y ropa abrigadora a usar traje de baño y broceador con sólo recorrer unas decenas de kilómetros.


San Sebastián del Oeste fue declarado Pueblo Mágico apenas en 2011, y hasta hace no muchos años, no contaba ni siquiera con servicio telefónico.

El aislamiento de su localización le hizo permanecer intocable por modernizaciones mal entendidas, así que San Sebastián está prácticamente igual que a principios del Siglo XX.

La fundación de la villa se dio en 1605, y fueron el oro y la plata los que generaron la actividad que enriqueció a los hacendados que ahí vivían.

Se dice que casi la totalidad de la producción de metales preciosos fue a parar a España, donde la casa real las dilapidó en guerras y gastos inútiles.

El pueblo llegó a tener diez ricas haciendas y 30 minas en activo, pero las vetas se agotaron y, tras alcanzar su cenit productivo en 1830, las extracciones de oro y plata cesaron en 1921, con lo que San Sebastián quedó casi en el olvido.


Durante su auge minero que fue que se inauguró la vía entre el poblado y Las Peñas de Santa María de Guadalupe, ahora mundialmente conocida como Puerto Vallarta, fundada por Guadalupe Sánchez Torres en 1821.

La vía servía para transportar los metales preciosos a las embarcaciones españolas para su traslado a ultramar.

Volviendo al presente, el villorrio serrano se ha convertido en uno de los pueblos mágicos jaliscienses consentidos del turismo, sea por su apariencia auténticamente mexicana digna de un cuadro, por la belleza de su entorno, por su raicilla (el mezcal jalisciense que rivaliza en calidad, pero no en fama, con su hermano mayor el tequila) o por la tranquilidad que tiene.

El traslado por tierra entre ambos puntos requiere de entre una hora y dos horas para recorrer entre curvas los casi 68 kilómetros que los separan.

El cambio de clima es notable. Pasa del clima fresco, o frio, de las montañas al clima tropical con palmeras y calor con sólo hacer el recorrido.

Recorrer las calles empedradas de San Sebastián del Oeste (no se ha permitido su pavimentación para preservar la imagen auténticamente tradicional del pueblo) le llevará a un viaje en el tiempo al recorrer la Hacienda Jalisco o los paseos ecoturísticos que hay a disposición de los visitantes.

Sin duda, no se puede perder la visita al mirador de la Bufa, que desde sus 2,500 metros de altura, ofrece una visión panorámica de 360 grados del bello entorno natural de la sierra e incluso es posible ver desde ahí la Bahía de Banderas y Puerto Vallarta.

La vista del paisaje se disfruta más con los deliciosos cafés producidos en mismo San Sebastián.

San Sebastián-Puerto Vallarta o Puerto Vallarta-San Sebastián. No importa el orden en que los visite, es una experiencia de la que no se arrepentirá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here