Pepenadores ponen en «jaque» a Gobierno de Jalisco

En tan solo cinco días, los pepenados de los tiraderos de Matatlán y Los Laureles, pusieron en jaque al Gobierno de Jalisco.

0
287

Guadalajara, Jalisco.- En tan solo cinco días, los pepenados de los tiraderos de Matatlán y Los Laureles, pusieron en jaque al Gobierno de Jalisco, después de protestar, plantarse y agarrarse a golpes con la policía en la Plaza de Armas, en el corazón del Centro Histórico de la Perla Tapatia. 

El pasado 7 de mayo, el basurero de la comunidad de Matatlán del municipio de Tonalá, cerró en un 95%, tras agotarse su espacio disponible para residuos, lo que limitó la labor de la pepena.

Entonces, casi la mayoría de los pepenados, tuvieron que irse al basurero de Picachos, encontrándose que no había capacidad para todos los recolectores de desperdicios.

El cierre de los basureros de Matatlán y Los Laureles, estaba previsto para el 2020.

Sin embargo, y para no afectar a los pepenadores, fue anunciado que se construiría un centro de disposición final de desechos que sirviera a los 9 municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Sin embargo, durante dos años, ni el gobierno del estado ni los 9 ayuntamientos, pudieron encontrar el sitio ideal, donde construir el tiradero de basura.

De tal modo que el pasado 7 de mayo, y tras el cierre del tiradero de Matatlán, los pepenadores se organizaron y tomaron la decisión de iniciar movilizaciones para presionar a las autoridades a cumplir con su promesa.

Los recolectores de desperdicios anunciaron el inicio del plantón hasta que fueran recibidos por el gobernador Enrique Alfaro Ramírez y los alcaldes de Guadalajara, Tonalá y El Salto, y los cuales firmaron un acuerdo en noviembre de 2021, comprometiéndose a habilitar un centro de transferencia en la zona oriente de la capital.

Sin embargo, tras cinco días de plantón, incluyendo la obstrucción de la vialidad en Avenida Juárez y Ramón Corona, la Policía Estatal Preventiva, inició el pasado 9 de mayo un operativo de desalojo con antimotines.

El caso generó un choque entre policías y pepenadores, dejando un saldo de 67 detenidos y 7 lesionados, entre ellos, dos agentes de seguridad.

La Secretaría de Seguridad Pública de Jalisco, salió a justificar su proceder, argumentando que «los pepenadores se pusieron agresivos«, por lo que tuvieron que realizar una «extracción de las personas con conductas violentas«.

Hoy, los pepenadores detenidos fueron liberados tras pagar una multa de 200 a 250 pesos por cada uno, según informó el alcalde de Guadalajara, Pablo Lemus Navarro.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here