CDMX/México/Noticias.-El pasado viernes falleció de un infarto a los 55 años el monero fundador de La Jornada, Antonio Helguera. La noticia conmocionó a amigos, políticos, colegas y a los seguidores del caricaturista político. El caricaturista era uno de los conductores del programa de televisión El Chamuco Tv, producido por Canal 22, Canal Once y Tv UNAM, cuya siguiente emisión grabó horas antes de su fallecimiento.

Antonio Helguera, nació en la Ciudad de México en 1965. Estudió grabado en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda, del INBA.

En 1985, se unió al equipo de periodistas que fundaron La Jornada y sus cartones también comenzaron a aparecer en las revistas El Chahuistle y El Chamuco, de las que fue coeditor. Además, colaboraba para el semanario Proceso, donde hacía la sección Mono Sapiens, con su colega Hernández.

El monero político, reconocido por su ácido y puntilloso sentido crítico, consideraba que “si la caricatura no es crítica, se vuelve propaganda. Y lamentablemente hoy es muy común descubrir en algunos periódicos caricaturistas acríticos o que incluso alaban a la gente en el poder. Eso para mí ni siquiera es caricatura, sino propaganda, que además pierde el sentido del humor”.

Puedes leer también: https://metropolimx.com/la-asociacion-civil-dardegracia-lanzara-app-para-ninos-con-discapacidad/

Helguera fue coautor de los libros El sexenio me da risa y El sexenio ya no me da risa, con El Fisgón, así como El sexenio me da pena y El sexenio se me hace chiquito, con El Fisgón y Hernández.

El dibujante siempre reconoció que su visión era bastante de izquierda, pero aclaraba que su postura como monero debía ser independiente de partidos y de grupos, «Cuando hago cartón político me gusta dibujar a los personajes tal y como son, con cara y nombre, para aludirlos directamente y responsabilizarlos«.

Tras enterarse de la noticia, el Presidente López Obrador lamentó su fallecimiento y le dedicó un mensaje a través de sus redes sociales. «Me dolió muchísimo enterarme de la muerte de Antonio Helguera. No es un lugar común afirmar que es una pérdida irreparable; deja un vacío imposible de llenar: no solo era un buen ciudadano, sino un hombre creativo y leal a las causas justas«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here