Los lamineros de Guadalajara: llamar al trabajo martillo en mano

Si usted no los conoce, tal vez pueda confundirse tras encontrarse con personas que agitan un martillo, cuando pasa por el Instituto Cultural Cabañas.

0
49

Guadalajara, Jalisco.- Si usted no los conoce, tal vez le confunda encontrarse con varias personas que agitan un martillo tras verlo pasar en su coche por las calles de la parte trasera del Instituto Cultural Cabañas.

No sienta miedo: son los lamineros de Guadalajara.


Una opción de trabajo para quienes no lo tienen es ir al centro y ofrecer el servicio de reparación de golpes leves en la carrocería de su automóvil.

Para llamar la atención de sus clientes, los lamineros levantan o agitan un martillo en el aire, dando a entender que quien lo porta puede componer el daño que traiga su carrocería.

Antes eran más, hasta 130, pero ahora quedan muchos menos, pues ha disminuido la clientela. Llevan en esas calles unos 70 años.

Hay quienes, incluso, aplican retoques a la pintura de los carros despostillados. Cuentan que antes lo hacían con aquellos aspersores de insecticida manuales.

Si los quiere ver, o los necesita, los va a encontrar en la calle justo detrás del Instituto Cultural Cabañas, Carlos Salazar, o por Abas cal y Souza, esquina con Avenida República.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here