Los «chivos expiatorios» en el caso de Eduardo Salomón

El delito que María “N” y Elvia “N” cometieron fue firmar como aval y testigo en el contrato de renta de la casa, donde fue encontrado muerto el adolescente.

0
1042

Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco.- El único delito que María “N” y Elvia “N” cometieron en el crimen de Eduardo Salomón Puertos Gaytán, ocurrido el pasado 4 de febrero, fue aparecer como aval y testigo en el contrato de arrendamiento de la casa donde el adolescente de 16 años fue encontrado muerto.

La vivienda está a escasas dos casas de una oficina del gobierno del alcalde Salvador Zamora Zamora. Además, atrás de una agencia del Ministerio Público de la Fiscalía del Estado de Jalisco.

Con cámaras de seguridad, sospechosamente, ni la autoridad municipal ni la estatal, pudieron darse cuenta de que la vivienda era utilizada como casa de seguridad de la delincuencia organizada.

Las hermanas María “N” y Elvia “N” fueron detenidas el pasado 9 de febrero. Son acusadas por la Fiscalía del Estado de Jalisco, de los delitos de desaparición cometida por particulares, desaparición cometida por particulares agravada y homicidio calificado.

Sin embargo, y contradictoriamente, la hija de María “N”, Sandra Rosas, denunció que la Fiscalía del Estado de Jalisco, no tiene pruebas para incriminar penalmente a su madre y a su tía.

Lo único que tienen es un contrato de arrendamiento, donde una de ellas, es aval, y la otra, es testigo”, citó textualmente.

Se podría decir que su culpabilidad fue confiar en las personas equivocadas. Ellas ni siquiera sabían que se iba hacer en esa casa. Obviamente, si hubieran sabido que se iba a utilizar en cosas malas, no firman ni de aval ni de testigo”, reflexionó la familiar.

Puedes leer también: https://metropolimxjalisco.com/cae-primer-homicida-de-eduardo-salomon/

El pasado 13 de febrero, los familiares y amigos marcharon desde la Glorieta de la Minerva hasta la Casa Jalisco.

Exigieron al gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, investigar a fondo el caso de Eduardo Salomón. 

Casualmente, ninguno de los sicarios y responsables materiales de privar de la libertad al adolescente, y posteriormente, asesinarlo, se encuentra detenido.

Los delincuentes gozan de plena libertad y total impunidad, y los únicos detenidos, son personas inocentes.

De tal modo que –según los escritos en cartulinas durante la protesta– la detención de las dos hermanas fue para presentar chivos expiatorios, y bajar la presión social y la indignación por el crimen de un joven inocente por equivocación.

Como MetrópoliMx Jalisco, expuso en su momento, Eduardo Salomón fue confundido con un vecino que vivía en la casa de atrás del adolecente. Ese día, los delincuentes intentaron privar de su libertad al vecino, quien, al ver a los criminales, brincó la barda hacia la casa de Eduardo Salomón.

Por eso, los criminales llegaron a la casa del adolescente, quien estaba cuidando a sus cuatro hermanos.

Mientras los criminales ingresaban a la vivienda del adolescente, el vecino, según testigos, brincaba de casa en casa hasta perderse de vista.

Los delincuentes entonces ingresaron, y sacaron de forma violenta al joven, quien, dicho sea de paso, alcanzó a encerrar a sus hermanos en el baño.

Cuando el joven fue sacado de la casa, recibió un disparó en el estómago hasta fallecer desangrado dentro de la casa de seguridad.

Te puede interesar: https://metropolimxjalisco.com/privan-de-su-libertad-y-matan-a-adolescente-en-jalisco/

La hija de María “N”, Sandra Rosas, solicitó en su cuenta de Facebook, compartir la información de que tanto su mamá como su tía son inocentes, por lo que “no merecen pagar por algo que no hicieron”.

A pesar de todas las irregularidades cometidas por la Fiscalía del Estado de Jalisco, el Juez de Control y Oralidad vinculó a proceso penal a María «N» y Elvia «N» como responsables por su presunta participación en el asesinato del adolescente.

El juez decretó un año de prisión preventiva, como medida cautelar, y cinco meses para el complementar la investigación del caso.

Las dos hermanas son acusadas de los delitos de delitos de desaparición cometida por particulares, desaparición cometida por particulares agravada y homicidio calificado por haber servido de aval y testigo de Jesús Erasmo «N», el primer detenido que fue el responsable de rentar la vivienda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here