Tonalá, Jalisco.- Sin compradores por la pandemia, sin apoyos de parte de gobierno federal ni municipal y con muchos problemas económicos, los artesanos de Tonalá ven con desesperación cómo su oficio languidece.

Algunos de ellos, orillados por la falta de clientes, intercambian sus obras por despensas con tal de tener algo qué llevar a sus casas, como atestiguó este reportero.

Tampoco ayudan en su situación las actitudes de las autoridades, como la sucedida en mayo pasado, cuando artesanos que llevaban su mercancía para intercambiarla por comida fue decomisada, recogiendo sus utensilios, basados los celosos inspectores del ayuntamiento tonalteca en la orden del Gobierno del Estado de que la artesanía no era actividad esencial y, por ello, no debían estar en las calles.

El alcalde de Tonalá, Juan Antonio González, tuvo que ofrecer una disculpa pública por la actuación de sus empleados ante los artesanos.

En su cuenta oficial de Twitter, transcribió: «Reconozco que nos faltó sensibilidad a una exigencia legítima de nuestras artesanas y artesanos que se instalaron a intercambiar sus artesanías, ante una situación económica muy complicada. Ofrezco una sincera disculpa por la actuación de Inspección y Vigilancia que ante una situación como esa faltó criterio y mucho más diálogo para convencer de la importancia de quedarse en casa«.

Una de las causas principales de la angustiante situación artesanal son las limitaciones de instalación del enorme tianguis que se ubica en Avenida Tonaltecas, principal escaparate de las novedades en artesanía y decoración que ofrecen los alfareros.

En recorrido por el centro de ese municipio, los negocios lucen semivacíos; el tráfico, habitualmente caótico, es fluido, y los estacionamientos están libres, sin coches de compradores, cuando normalmente se llenan de paseantes.

Los apoyos a los artesanos por parte del gobierno de Tonalá son muy exiguos. En mayo pasado, apenas se aprobó apoyar con dos millones de pesos a 2 mil de ellos. Son apenas mil pesos por persona.

Pese a que un grupo de 46 artesanos incluso se amparó contra la declaratoria de su oficio como actividad no esencial, y por tanto, no susceptible de estar en las calles vendiendo, las cosas no mejoran para ellos.

Artesanos que por generaciones han dedicado su talento a este oficio han tenido que cerrar sus negocios por incosteabilidad.

Para abril de 2020, según estimaciones oficiales, al menos 30 por ciento de los negocios artesanales habían cerrado definitivamente sus puertas.

Tonalá, es el municipio más pobre de los que integran la Zona Matropolitana de Guadalajara.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here