La UdeG en «estado de emergencia» por encarcelamiento de estudiantes

Los estudiantes Javier Armenta, Iván Cisneros y José Rojas quedaron en prisión preventiva por 48 horas en Puente Grande, como medida dictada de un juez.

0
157
La UdeG,

Guadalajara, Jalisco.- La Universidad de Guadalajara se declaró en «estado de emergencia«, debido al encarcelamiento de tres estudiantes.

Uno de ellos es dirigente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), luego de declarar por la defensa de un predio que estaba destinado a ser parque y que fue vendido para construir fraccionamientos.

Los estudiantes Javier Armenta, Iván Cisneros y José Rojas fueron enviados a Puente Grande a declarar acerca de este asunto el pasado 5 de enero, en el que fueron desalojados por órdenes del Gobierno del Estado, y quedaron en prisión preventiva hasta el pasado 7 de enero, en una medida dictada por un juez.

La medida, a decir del Rector de la Universidad, Ricardo Villanueva Lomelí, es inválida porque así lo ha dictaminado la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), y porque además se basa en el falso testimonio de que a la hora del desalojo del predio en disputa, los estudiantes supuestamente portaban armas de fuego.

Juan Carlos Guerrero Fausto, Abogado General de la UdeG y defensor de los tres estudiantes, aseguró que la audiencia realizada el pasado 5 de enero fue un “proceso amañado”, “basado en mentiras”, con “fabricación de delitos” y fuera de la ley, en el que el juez Felipe de Jesús Rivera, no permitió que los jóvenes se defendieran.

Agregó que, por la parte acusadora, se presentaron cuatro agentes del Misterio Público y tres asesores jurídicos de la empresa para imputar a tres estudiantes del cargo de portación de arma de fuego.

Negamos categóricamente que llevaran armas, las únicas armas que llevaban son las de la resistencia, las armas de la dignidad y en eso se basó el juez para dictarles prisión preventiva oficiosa, los están tratando como delincuentes”, subrayó.

La disputa por la construcción de un complejo llamado Distrito Iconia vienen desde que Enrique Alfaro Ramírez fue presidente municipal de Guadalajara y, de acuerdo a la defensa de los estudiantes, el Juez que determinó el encarcelamiento de los muchachos es esposo de la actual síndico del Ayuntamiento de Guadalajara, María Cristina Estrada Domínguez.

Aseguró el abogado, además, que ella tuvo participación jurídica en las sesiones de cabildo en la que se aprobaron los compromisos jurídicos que el ayuntamiento contrajo con el grupo de empresarios que se apropiaron de un parque público para construir el complejo de edificios en los terrenos que pertenecían al planetario Severo Díaz Galindo.

Temas relacionados:https://metropolimxjalisco.com/gobernador-de-jalisco-boicoteo-la-feria-internacional-del-libro-en-gdl/

Mientras tanto, estudiantes y académicos de la UdeG mantienen un plantón en las banquetas y calle de Casa Jalisco, que permanecerá hasta el próximo martes, día en que se dictaminará la situación a seguir con los estudiantes: proceso o libertad inmediata.

Este nuevo conflicto se inscribe en las crecientes disputas del gobernador Enrique Alfaro Ramírez, con la Universidad de Guadalajara, debidas al enfrentamiento personal de Alfaro contra quien controla al llamado Grupo Universidad, el ex rector y fundador de la Feria Internacional del Libro, Raúl Padilla López.

El conflicto personal de Alfaro y López tendría que ver conque éste último, tras suceder al padre de Alfaro en la rectoría de la universidad, lo habría apartado completamente de la política universitaria y relaciones con la UdeG, por una purga interna emprendida por Padilla.

En crónicas de la época, se sabe que Raúl Padilla López habría dicho del anterior rector, Enrique Alfaro Anguiano, que había desfalcado dinero a la Universidad, versión que sería falsa.

La disputa llevó a ires y venires de declaraciones en desplegados de periódicos, a la disolución de la Federación de Estudiantes de Guadalajara y a la toma de posiciones de gente de Padilla en lugar de los de Alfaro Anguiano.

Enrique Alfaro Ramírez tomó esa disputa como algo personal, particularmente porque tuvo que salir de la UdeG para estudiar en una universidad privada, y juró que vengaría a su padre, como sucede ahora.

Por ello es que ha ahorcado presupuestos a la Universidad y no ha ahorrado epítetos para Raúl Padilla López, a quien lo menos que le ha dicho es que es «un mafioso«.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/metropolimx.jalisco/

Twitter: https://twitter.com/MetropolimxJ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here