La raicilla, mezcal poco conocido de Jalisco

Con el tequila como embajador y carta de presentación indiscutible de Jalisco, la raicilla, pasa casi desapercibida, la otra bebida extraída del agave.

0
754

San Sebastián del Oeste, Jalisco.- Con el tequila como embajador y carta de presentación indiscutible de Jalisco, la raicilla, pasa casi desapercibida, la otra bebida alcohólica extraída de agaves en el estado.

Apenas en junio de 2019, la raicilla obtuvo su denominación de origen de parte del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), otorgada por «la calidad, la tradición y la originalidad de esta bebida«.


El origen de la raicilla, al igual que el del tequila, fue el mismo: el disfrute de una bebida alcohólica que se dio en la clandestinidad ante las prohibiciones oficiales.

Por si fuera poco, su producción es incluso más antigua que la del tequila, ya que la raicilla se hace desde el siglo XVI y se destiló desde el siglo XVII.

Era la bebida preferida de los trabajadores de las minas de las zonas serranas jaliscienses, que después se producía artesanalmente y sin ningún registro o control de parte de las autoridades.

Los municipios y pueblos en que se produce son Atenguillo, Cuautla, Guachinango, Mascota, San Sebastián del Oeste, Mixtlán, Talpa de Allende, Atengo, Ayutla, Cabo Corrientes, Chiquilistlán, Juchitlán, Puerto Vallarta, Tecolotlán, Tenamaxtlán, Cimarrón Chico de la Raicilla y Tomatlán, entre otros.

Los sabores del mezcal pueden variar si es producido en zonas serranas, con notas de cítricos, madera, tierra mojada, pimienta y hierbas, o con toques de frutas tropicales, minerales, pimienta blanca y humo si es de poblaciones de la costa de Jalisco.

Las variedades de raicilla son las mismas del tequila: blanco, reposado, añejo y extra añejo.

Las variedades de agave para hacer la raicilla son 2 especies, el agave lechuguilla y el agave raicillero, ambas semisilvestres, mientras que para el tequila sólo se puede destilar a partir del agave azul.


Si tiene usted antojo de probar la raicilla en la zona de producción, MetrópoliMx recomienda ir al Pueblo Mágico San Sebastián del Oeste, que con su clima de bosque y belleza arquitectónica intacta, maravilla a cualquiera, además de que está apenas a 60 kilómetros de Puerto Vallarta.

Pero ese es otro tema que trataremos en un artículo posterior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here