Jalisco aparece en primer lugar en fosas y desapariciones

Casi la mitad de las desapariciones reportadas en los últimos 4 años, ocurrieron durante el sexenio del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez.

0
115

Guadalajara, Jalisco.- Casi la mitad de las desapariciones reportadas en Jalisco desde que empezó el conteo de estos casos se han dado durante el gobierno de Enrique Alfaro Ramírez.

Durante el gobierno actual se han registrado 6 mil 419 personas desaparecidas sólo en los últimos cuatro años, del total de 13 mil 600 personas reportadas desde 1964, y lo hacen el primer lugar a nivel nacional.

Esa información se dio en una clase magistral por dictada por la Coordinadora del Comité Universitario en Análisis en Materia de Personas Desaparecidas, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), doctora Carmen Chinas Salazar.

La investigadora lamentó la falta de datos confiables acerca de las desapariciones en el estado: La falta de transparencia y certeza en los datos nos impide saber cuántas personas desaparecidas hay, porque en realidad tampoco hay una estimación de la cifra negra; hay casos que no se denuncian y, al no tener certezas de los casos, no hay un diagnóstico claro y por consiguiente no podemos dimensionar el problema”, declaró.

Agregó que: “La desaparición de personas fue y es una estrategia de horror, de miedo, de control de la población, que se implementó primero en la Alemania nazi, luego en las dictaduras de América Latina, después en México durante la Guerra Sucia y actualmente en la guerra contra el narcotráfico”.

Distinguió entre dos tipos de desaparición de personas: la desaparición forzada, ejercida por elementos del Estado y la desaparición cometida por particulares.

Destacó la labor de los familiares que buscan a sus seres queridos en fosas clandestinas pues, dijo, el trabajo de ellos y los colectivos de familiares de desaparecidos ha sido crucial en la búsqueda y atención a víctimas.

Las familias han hecho y resuelto el trabajo que el gobierno no ha hecho, empezando por la búsqueda en campo, que debería ser labor de la autoridad; la incidencia legislativa, la atención psicológica y el acompañamiento en derechos humanos”, detalló.

Añadió a ello la estigmatización y criminalización ejercida por autoridades estatales; la falta de un enfoque humanitario, acción integral y psicosocial, entre otras atenciones a víctimas y familiares.

Todo esto hace que el drama de las desapariciones sea más fuerte en el Estado, pues parece que no hay una voluntad política por atenderla”, subrayó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here