Desestiman amparo por violencia psicológica al «Jefe de Jefes»

El narcotraficante Miguel Angel Félix Gallardo sigue preso en Jalisco, después de que el Juez Cuarto de Distrito, sobreseyó, el Juicio de Amparo.

0
414

Guadalajara, Jalisco.- Francisco René Ramírez Marcial, Juez Cuarto de Distrito de Amparo en Materia Penal en el estado de Jalisco, sobreseyó, el Juicio de Amparo por tortura psicológica presentada por el narcotraficante Miguel Ángel Félix Gallardo, argumentando la inexistencia de los actos reclamados, ya que el quejoso, no presentó pruebas.

El juicio de garantías se interpuso desde octubre de 2022, cuando el llamado «Jefe de Jefes» estaba por dejar el complejo carcelario de Puente Grande, y someterse a la figura de prisión domiciliaria, y sus defensores reclamaron de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana por funcionarios adscritos al Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, “la realización de obstáculos al retardar y entorpecer de una forma maliciosa la administración de justicia”.

La presunta tortura psicológica fue denunciada por María Teresa Vallejo Pérez, entonces abogada del ex líder del Cártel de Guadalajara, y en la notificación de la Fiscalía se describe que “se inició la carpeta de investigación FED/JAL/GDL/0003107/2022, por el delito previsto en el artículo 24, fracción I, en relación con el 26, de la Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura u otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, con motivo del presente juicio de amparo, promovido en favor del quejoso”.

Por su parte, un actuario judicial dio fé de las condiciones en las que se encuentra el recluso al interior del reclusorio, “el señor se encuentra en una cama debido a la angustia, estrés, crisis de ansiedad que sufre por la situación psicológica y padecimientos crónicos”.

La verificación del funcionario judicial agrega: “asimismo se advierte que se encuentra con uso de mascarilla de oxígeno, suero canalizado, y refiere que tiene taquicardias, mareos y debilidad”.

El caso pasó por varios juzgados y materias judiciales, desde la penal hasta la administrativa, y un tribunal colegiado lo remitió al juzgador que ahora sobresee el juicio, “los dolores o sufrimientos que la parte quejosa aduce, le son causados, al menos hasta el dictado de esta sentencia, únicamente son una consecuencia directa o inherente de la pena de prisión legítimamente impuesta al quejoso mediante la sentencia que se encuentra compurgando”, reza la resolución del juez amparista.

El narcotraficante Félix Gallardo presentó otros amparos argumentando violencia psicológica y agresiones físicas, muchas de ellas infligidas por el que fue el último encargado de la dirección del Reclusorio Federal de alta seguridad en Jalisco, antes de que fuera desactivado y cerrado por el Gobierno de la República, donde estuvo recluido antes que se adscribiera al penal de mediana seguridad a cargo del gobierno estatal jalisciense.

El también conocido como «El Flaco«, es afectado por 22 enfermedades, según se constata en expedientes judiciales, y suele ser excarcelado para recibir atención en el Hospital Civil de Guadalajara. Entre sus padecimientos destaca cáncer de piel, tuberculosis, neumonía y diabetes, y presenta problemas de salud, como sordera parcial en el oído izquierdo, dificultades auditivas en el derecho, además de atrofia en el ojo derecho, y glaucoma en el izquierdo; también sufre hernia de disco, hipertrofia de próstata, vértigo crónico, esofagitis, trastornos de ansiedad y depresión, además de hipertensión arterial.

Los malestares condolieron al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien al conocer de la medida judicial que lo mandaba a su reclusión domiciliaria, declaró en su conferencia mañanera: “se determinó esto porque se hizo un análisis médico y el señor está verdaderamente mal de salud, tiene muchas enfermedades, está mal y no puede ser atendido en el reclusorio, tiene que ser atendido en una casa por su familia, va estar preso, tienen que aceptar el portar y brazalete aún estando enfermo”.

Sin embargo, los funcionarios de la FGR buscaron todo tipo de argumentos para no cumplir con la determinación judicial, y los abogados de Félix Gallardo, acusaron
omisiones y tortura por no haber obstruido el uso de un brazalete electrónico para enfrentar prisión domiciliaria.

El amparo también alude a la omisión de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para remitir las evidencias con que cuenta por la existencia de un delito de tortura psicológica desplegado en su perjuicio.

El documento señala a la Guardia Nacional (GN), que argumentó que en cuatro ocasiones los imputados habían violado los dispositivos de geolocalización como el que se colocaría a Miguel Angel Félix, además que la dependencia, pidió tiempo para implementar el operativo correspondiente para materializar el traslado del sentenciado, sin embargo, no volvió a comparecer en el caso.

El Juez Séptimo de Distrito de Procesos Penales Federales de la CDMX, concedió la prisión domiciliaria al exlíder del Cártel de Guadalajara, para que continuara en su casa la sentencia de 40 años de prisión que se le impuso en el 2003 por acopio de armas, cohecho y narcotráfico, aunque las autoridades federales y penitenciarias, no han permitido su ejecución.

«El Jefe de Jefes» sigue preso en el complejo carcelario de Jalisco, donde desempeña algunas labores de jardinería a manera de terapia ocupacional, trabajo por el que percibe alrededor de 4 mil pesos mensuales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here