Proponen que Laguna de Villa Corona sea Área Natural Protegida

El objetivo es protegerla de las constantes agresiones ambientales y recorte de superficie de parte de particulares a los terrenos federales del humedal.

0
1160
Proponen que Laguna de Villa Corona sea Área Natural Protegida

Villa Corona, Jalisco.- La laguna de Villa Corona (más conocida así que por su nombre oficial, que es Laguna de Atotonilco) tiene un proyecto que pretende nombrarla Área Natural Protegida (ANP), para protegerla mejor de las constantes agresiones ambientales y quita de superficie de parte de particulares a los terrenos federales del humedal.

Este proyecto es impulsado por la Junta Intermunicipal de Medio Ambiente Lagunas (JIMAL), que con ello busca mayor protección a un cuerpo de agua que es de importancia mundial -la laguna está dentro del catálogo de humedales Ramsar– y que es constantemente agredido y contaminado por todas las poblaciones que están cerca de sus riberas.

La laguna, que además de regular el clima en la cuenca, donde está situada es refugio natural de cuando menos 200 especies de aves, pese a su importancia es minimizada por el gobierno municipal de Villa Corona, que poco o nada hace por su protección, además de que otros municipios, como Acatlán de Juárez, vierten los desechos de su ingenio cañero o de otro tipo en el cuerpo de agua.

Sobre el proyecto de nombramiento como Área Natural Protegida, el director de la JIMAL, el Biólogo Jesús Cortés Aguilar, comentó que: «el tema de la declaratoria es un tema que me apasiona mucho. La laguna de Atotonilco, o Villa Corona, es un sitio Ramsar, que es una declaratoria a nivel internacional donde se le asigna una importancia al sitio para la conservación de aves migratorias, en este caso como humedal. Sin embargo, más allá de esa declaratoria… hay que ser realistas: un sitio Ramsar es una declaratoria de intensión, es decir, no hay recursos que se asignen para el manejo del sitio«.

El Director de la Junta Intermunicipal de Medio Ambiente Lagunas, Biol. Jesús Cortés Aguilar.

Cortés comentó que con la declaratoria Ramsar dependen de la buena voluntad de los gobiernos municipales, en este caso el de Villa Corona, para que ayude a que el humedal se conserve en buenas condiciones.

Tampoco la declaratoria Ramsar adjudica recursos para que haya cuidado y mantenimiento del ecosistema del humedal.

En resumen, comentó, la declaratoria de nada ha servido para que se tenga consciencia de la importancia que la laguna tiene.

La JIMAL se formó en un esfuerzo para conservar la laguna de Villa Corona y otros cuerpos de agua de la zona conocida como región Lagunas (que abarca los municipios Sayula, Zacoalco de Torres, Amacueca, Teocuitatlán de Corona, Atoyac, Acatlán de Juárez, Villa Corona y Techaluta de Montenegro), que el biólogo considera impactados por la actividad humana de «manera importante«.

El cuerpo de agua de mayor extensión y más importante en esta zona, después de la laguna de Sayula, es el de Villa Corona, de ahí la importancia de que se le proteja más con una declaratoria como Área Natural Protegida.

Cortés Aguilar destacó el papel de la laguna como un espacio para flora, peces, fauna y actividad económica, que además es un importante regulador climático.

«La laguna, como sitio Ramsar, no tiene no tiene operatividad, no tiene manejo (ambiental)«, sentencia contundente.

Fue por ello que la JIMAL empezó a intervenirlo para recuperar el espacio para las especies de aves que son constantes de esta laguna y que dependen de ella para anidar y reproducirse, como el chorlito nevado y el charrán mínimo.

Destacó el biólogo que las poblaciones de estas dos aves son las mayores y más estables que hay en el continente, por lo que su destino está ligado al bienestar de la laguna.

El trabajo de la JIMAL ha ayudado a que se encuentren de nuevo especies como la nutria, de la cual el último reporte del que se tenga noticia se dio hace 30 años.

La JIMAL pretende conseguir una declaratoria como Área Natural Protegida a nivel estatal, con la categoría de Área de Protección Hidrológica.

Esa declaratoria ayudaría jurídicamente a defender mejor al humedal de acciones ilegales y que le representen daño, explicó. Tampoco significa que se prohiban o coarten las actividades económicas alrededor de la laguna, si no dar orden a leyes y ordenamientos que ya existen, como el tratamiento de aguas residuales de los balnearios antes de devolverlas a la laguna.

Además, la función de la JIMAL es de sugerir medidas, no imponerlas, pues ayudaría a los ayuntamientos a cumplir con la vigilancia de la ecología del patrimonio natural.

Hasta ahora la respuesta a la declaratoria ha ido buena, con algunas resistencias que pensarían que se les limite en sus actividades económicas.

El director de la JIMAL comentó que la declaratoria abre posibilidades como organizar turismo de observación de aves.

La propuesta sobre la declaratoria como ANP de la laguna está apenas en etapa de socialización, no de manera masiva, y se espera pronto pueda difundirse más la viabilidad del proyecto de protección ecológica.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/metropolimx.jalisco/

Twitter: https://twitter.com/MetropolimxJ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here